Saltar al contenido

Impuestos coloniales

Entre los principales impuestos que se establecieron durante la época virreinal tenemos: El Tributo indígena, Quinto Real, Almojarifazgo, Avería, Alcabala, Diezmo, Primicias, Gabela, Annata, etc.

Impuestos coloniales

Tributo indígena

Pagado solo por los indios de 18 a 50 años. Durante el siglo XVI se pagó en especies; en los siguientes, en moneda. Este impuesto era pagado inicialmente por aquellos indios poseedores de tierras. El tributo se recaudaba dos veces al año: San Juan (junio) y Navidad (diciembre) y oscilaba entre los 7 u 8 pesos. Al establecerse la República no fue abolido, sino tan solo cambiado de nombre: contribución de indígenas.

Quinto Real

Consistía en pagar al rey, mediante las autoridades fiscales del virreinato, la gravaba en 20% la producción de metales en las minas de los particulares. Esto era pagado por peninsulares o criollos, que eran propietarios de minas o que se dedicasen a minería.

Almojarifazgo

Era pagado por las mercaderías que entraban o salían de los puertos que era el 5% del valor del bien. Vendría a ser un a los que hoy conocemos a los impuesto aduanero, y que en ese entonces representaba el 10 % del valor de las mercaderías que se importaban por los puertos americanos. También se aplicaba a la salida o exportación de productos.

Avería

Pagado por los galeones que cruzaban el Atlántico con mercaderías (cada vez que pasaban un puerto). Se destinó a los gastos de defensa contra los piratas, y consistía en un medio por ciento del valor de las mercaderías transportadas por mar. Empezándose a cobrar a partir de las incursiones de Francis Drake, corsario del siglo XVI.

Alcabala

Se introdujo en la década final del siglo XVI para el financiamiento de los gastos derivados de la Armada del Mar del Sur; se le aplicaba a toda mercancía vendida (al 2 % de su valor la que salía del puerto y al 5 % a la que entraba), con excepción de la coca (de consumo indígena).

Diezmo

Fue un impuesto que se estableció en beneficio de la Iglesia católica, y comprendía el diez por ciento de todo lo producido en un ejercicio. Los diezmos eran distribuidos por el rey de la manera siguiente: la novena parte para el rey, la cuarta parte para el obispo, la cuarta parte también para la catedral y lo sobrante para el resto del clero secular.

Otros impuestos coloniales

Primicias: Impuesto a la ganadería y también destinado a favor del Clero. Era la primera cría.

Gabela: Era un impuesto del Cabildo o Municipio.

Annata: Impuesto pagado por el goce de un cargo público.

Lanzas: Impuesto que se pagaba por la compraventa de títulos nobiliarios.