Saltar al contenido

Las revoluciones de 1830 y 1848

las revoluciones de 1830 y 1848

las revoluciones de 1830 y 1848:Destruido el poder napoleónico, el Congreso de Viena y la Santa Alianza lograron abolir, en apariencia, las ideas liberales difundidas por la Revolución Francesa, a la vez restablecieron la monarquía absoluta en Francia y, asimismo, combatieron las ideas liberales en otras naciones de Europa. Pero, pronto el descontento comenzó en varios países de Europa, los mismos que buscaron luego su equilibrio interno a base del establecimiento de la monarquía constitucional en sus respectivas jurisdicciones, mientras que otros pueblos lograron recobrar su independencia.

El movimiento liberal

Los partidarios del liberalismo, combatidos por las autoridades, se agruparon en sociedades secretas. La que mayor influencia ejerció fue la de los masones. A su imagen se fundaron otras, como la de los carbonarios italianos.

Francia y la revolución de 1830

En Francia, Luis XVIII habría procurado gobernar para todos los franceses, mediante la aplicación de una Carta constitucional que él mismo otorgó. En su gobierno colaboraron el liberal Decazes y el conservador Villel. Su sucesor, Carlos X, era muy intransigente y tenía escaso tacto. Sus medidas disgustaron a la burguesía, la cual se amotinó en julio de 1830 en defensa de atribuciones de la Carta. El movimiento triunfó en París, donde fue proclamado rey Luis Felipe de Orleans. Éste implantó un régimen liberal moderado.

Consecuencias de la revolución de 1830

  • En Bélgica, los católicos y liberales belgas se levantaron contra el dominio de los holandeses, protestantes y conservadores. Con el apoyo de Francia e Inglaterra, obtuvieron el reconocimiento de su independencia, bajo la monarquía de Leopoldo I (1831).
  • En Polonia, los polacos se sublevaron contra la tiranía rusa, pero fueron reducidos por la fuerza y el terror.
  • En España y Portugal estallaron sangrientas guerras civiles, en las que, al cabo de varios años de lucha, triunfaron los elementos liberales.

La revolución de 1848

El reinado de Luis Felipe en Francia fue una Edad de Oro para la burguesía. El país prosperó en gran manera, sin embargo los elementos democráticos querían aún más derechos y protestaban contra el gobierno del primer ministro Guizot. Por último, en 1848 se produjo un movimiento revolucionario que tuvo amplia repercusión en Europa. La revolución triunfó en París y se estableció la II República Francesa. Ésta fue de corta vida, a causa de la oposición entre liberales y socialistas. Un sobrino de Napoleón Bonaparte, que había sido elevado a la presidencia de la República, dio un golpe de Estado y se adueñó del poder. Poco después, restauraba el Imperio Napoleónico en su persona y se hacía aclamar con el nombre de Napoleón III.