Saltar al contenido

Organización política del virreinato

La organización política del virreinato tenia como máxima autoridad al Rey de España, seguidamente el consejo de indias y finalmente a las autoridades locales ( Virrey, real audiencia, el Corregidor, el cabildo).

Organización política del virreinato

El Rey de España

Los monarcas españoles realizaron su gobierno apoyados en la teoría del absolutismo, basada en lo que ellos llamaban el Derecho Divino, por lo cual solo debían dar cuenta de sus actos a Dios. En esto se basó su absolutismo, que fue irradiado al gobierno de las colonias españolas, donde el virrey encarnó el absolutismo del Rey de España.

El real y supremo Consejo de Indias

Institución creada por la Corona Española con la intención de administrar las colonias americanas. En efecto, el Consejo de Indias hizo las veces de ministerio encargado de la administración de las colonias españolas en América.

Entre sus funciones estaba la de elaborar leyes para las colonias, proponer el nombramiento de las principales autoridades políticas y eclesiásticas de América. Así mismo, dirigía el Juicio de Residencia en contra del Virrey. Finalmente, se encargaba de enviar a las colonias a los visitadores para supervisar a los funcionarios públicos en América. El Real Consejo de Indias funcionaba en la ciudad de Madrid.

AUTORIDADES AMERICANAS 0 LOCALES

El virrey

Fue la máxima autoridad colonial (representante del rey en las colonias). Ingresaba a las colonias con gran pompa y ceremonias palaciegas.

No tenía un período fijo, siendo removido a voluntad por el rey. Fue, en los comienzos el presidente de la Audiencia (Tribunal de Justicia); después fue solo un cargo decorativo. Dictaba leyes y las hacía cumplir.

Era el celoso vigilante de la recaudación de los impuestos, debiendo enviar la quinta parte a España (quinto real), el custodio de la religión católica, el jefe del ejército y de la flota.

Al retirarse, debía dejar una memoria a su sucesor y estaba sometido por el Consejo de Indias al Juicio de Residencia sobre el ejercicio de sus funciones. Debía mostrar intachable conducta, no adquirir bienes ni vínculos espirituales, ni casarse en el país. El cargo del virrey del Perú se otorgaba como ascenso después del de México y era el mejor rentado. Durante la etapa virreinal gobernaron en el Perú 40 virreyes.

La Real Audiencia

Era un tribunal de justicia que reemplazaba al virrey en caso de enfermedad, ausencia o muerte. La Audiencia de Lima (Perú) fue establecida por el virrey Blasco Núñez de Vela.

Se dividía en dos salas: civil y penal. En los comienzos, los oidores fueron cuatro; después, ocho, y por último, dieciséis. Los jueces eran los llamados “oidores de las palabras”, que tenían como función “oír al litigante».

Las audiencias eran de dos clases: reales, las que dependían del rey; y subordinadas, las que dependían del virrey.

Este organismo, excepcionalmente, reemplazaba al virrey en caso de enfermedad o fallecimiento. Era muy poderoso en el aspecto político, por su constante contacto con el Consejo de Indias.

El corregidor

Las subdivisiones del territorio de la audiencia estaban a cargo del corregidor. Esta demarcación política fue establecida por don Francisco de Toledo.

El corregidor era el funcionario encargado de contener y enmendar los abusos de los colonos españoles. Pero esta autoridad devino a la postre en uno de los más inicuos explotadores de los indígenas; no obstante, que estos estaban protegidos por las Leyes de Indias.

Las intendencias

Fueron creadas en 1784 por Carlos III para reemplazar a los corregimientos. Se establecieron a causa de la descomposición a que habían llegado los corregimientos por los abusos que cometían con los indígenas.

El Intendente cumplía funciones similares a las del Corregidor, pero sobre un territorio más amplio, aunque tenía además la función de supervisar la actividad eclesiástica en su jurisdicción. Cada intendencia se dividía en partidos.

Al frente de la Intendencia se encontraba el intendente y al frente de los partidos los subdelegados.

El cabildo

Llamado también Ayuntamiento, constituyó la forma de gobierno más democrática que existió en la Colonia. Fue transplantado de España. Era el gobierno municipal de la ciudad. Es decir, el cabildo intervenía en la belleza, higiene, previsión de subsistencias, fiestas, policía, etc., que hoy constituyen atribuciones de los municipios.