Saltar al contenido

Prosperidad falaz


Prosperidad falaz : Fue el periodo en el que el estado peruano obtuvo altos ingresos producto de las exportaciones del guano pero sin promoverse el desarrollo industrial. Este termino fue acuñado por el historiador Jorge Basadre.

Periodo de riqueza fiscal producto de la exportación del guano, en el contexto de la primera revolución industrial (con Inglaterra como potencia).

prosperidad falaz
ISLAS CHINCHA (TAYLOR 1875)
PERÍODO DEL GUANO (1845 – 1872)

Prosperidad falaz del guano

Fertilizante de gran potencial que atrajo el interés de países europeos, sobretodo de Inglaterra, significó la primera estabilidad económica y política del país gracias a los fuertes ingresos que obtuvo el Estado.

Ventajas: era un recurso abundante, con demanda creciente en el exterior y requería una inversión mínima en mano de obra.

Desventaja: transporte y comercialización. Por ello se crearon distintos sistemas, desde el primer arrendamiento de Francisco Quiroz, la Compañía de Consignatarios del Guano y el monopolio del Contrato Dreyfus.

Inmigración china mediante el sistema de enganche, población usada como mano de obra en las haciendas de la Costa Norte.


Características de la prosperidad falaz

  • Los ingresos son malgastados en burocracia.
  • La venta por consignación del guano, generó grandes robos al Estado, al inicio con los ingleses y luego por nacionales, asi surge una burguesa nacional de poder terrateniente, que no dió impulso a la industria, dando paso a la dependencia a potencias extranjeras.
  • La Era del Guano, permitió la llegada de inventos del la Primera revolución Industrial.
  • Otro sistema de venta del guano fue el monopolio, representado en el Contrato Dreyfus que afectó a los consignatarios los formarán el Partido Civil.
  • Generó migraciones de chinos al Perú (coolíes) como mano de obra barata.

El periodo de la prosperidad falaz se dio en los gobiernos de los de los presidentes: Ramón Castilla, José Rufino Echenique, Miguel de San Román, José Antonio Pezet y José Balta.